DUELO Y TRAUMA

¿Qué es el duelo?

Llamamos duelo a la respuesta adaptativa y saludable frente a una pérdida. A lo largo de nuestra vida todos tenemos que hacer frente a una serie de perdidas. Una pérdida no se refiere únicamente a la muerte de un ser querido. Puede tratarse de un divorcio, una enfermedad (perdida de salud), la jubilación, la pérdida de un trabajo, etc.

Sin embargo todos vivimos el duele de manera diferente, incluye muchos síntomas emocionales, cognitivos y físicos como pueden ser: Sentimientos de ira, de ansiedad, depresión, negación, reproche, confusión, negación, miedo, culpa, irritabilidad, soledad, insensibilidad, alivio, conmoción o anhelo.

A nivel mental puede que la persona experimente; confusión, dificultad para concentrarse, incredulidad, incluso puede llegar a tener alucinaciones.

Duelo_y_Trauma.jpg

pesadez en la garganta o el pecho, o pérdida o aumento de

A nivel físico muchas veces aparecen mareos, náuseas o malestar estomacal, fatiga, dolores de cabeza, hiperventilación falta de aliento, taquicardia, opresión pesadez en la garganta o el pecho, o pérdida o aumento de peso.

Puede que la persona de repente cambie su forma de actuar habitual y tenga episodios de llanto, una actividad excesiva, esté irritable o agresiva, experimente una pérdida de energía y pérdida de interés en actividades agradables, inquietud o problemas para dormir, etc.

¿Qué es el duelo complicado?

Se suele hablar de un proceso de cinco etapas en las que hay que resolver ciertas tareas; la etapa de la negación, la etapa de la ira, la etapa de la negociación, la etapa de la depresión y finalmente la etapa de la aceptación.

Cuando una persona no resuelve adecuadamente alguna de estas etapas y siente que no consigue seguir con su vida, sin que la pérdida interfiera en ésta de manera significativa, entonces hablamos de un duelo complicado. Es normal que al principio del proceso la persona se sienta desbordada, pero si permanece en este estado y tiene la sensación que no avanza entonces es cuando se precisa la  intervención de un profesional. Éste ha de identificar las etapas y las consecuentes tareas que no se han resuelto y ayudar a la persona para que pueda llevarlas a cabo.