TERAPIA HUMANISTA

La terapia humanista

En este tipo de enfoque se parte de la premisa que toda persona tiene un potencial para evolucionar y poder crecer, pero en ocasiones no se dan las condiciones necesarias para que se pueda desarrollar plenamente. El terapeuta brinda a la persona un espacio de seguridad donde poder descubrir y desarrollar este potencial.

¿Cómo trabajamos en la terapia humanista?

El terapeuta humanista debe tener tres actitudes básicas:

 

  • Empatía. Es la capacidad del terapeuta de ponerse en el lugar del paciente y tener la facultad de ver el mundo a través de los ojos del paciente.

  • Aceptación incondicional. Es el aprecio sincero y la confianza del terapeuta hacia el paciente. Aceptar la experiencia que está transitando el paciente de una forma positiva y con afecto.

  • Congruencia. Equivale a la autenticidad del terapeuta, éste debe ser genuino, transparente y sincero. A su vez, debe conocerse a sí mismo y aceptarse.

humanista.jpg

¿Cómo trabajamos en la Terapia Gestalt?

El objetivo primordial de este enfoque consiste en ayudar a la persona a que tome consciencia a nivel cognitivo, sensorial y emocional de su realidad, de sus necesidades y cómo a continuación satisfacer éstas adecuadamente. A lo que se llamaría tomar la responsabilidad de sí mismo condición imprescindible para vivir una vida plena.